Experiencias sabáticas a medida

Fuente: Público

Enseñar matemáticas a niños desfavorecidos en India, hacer prácticas en una bodega en Estados Unidos, reconstruir un pueblo en Venezuela o aprender inglés en Australia. Ya no es tan raro en España apuntarse a unos meses sabáticos y seguir la costumbre importada de Europa para reforzar la formación o dedicar ese tiempo a ayudar a los demás. Sabedora de esta tendencia, Sabática nació para ofrecer y gestionar un amplio abanico de alternativas, en el que se incluyen las citadas.

Sabática

Hace tres años, no existía en España ninguna empresa que se dedicara a organizar esta clase de experiencias. Y en este vacío vio Meritxell Morera un nicho de mercado para montar su propia empresa, aprovechando sus lazos con el mundo de las organizaciones internacionales sin ánimo de lucro, que conocía bien por su trayectoria profesional en Copenhague.

Los españoles, al contrario que otros europeos, son remisos a coger el mítico año sabático
y optan por temporadas de, como mucho, seis meses.

“A veces, en España no se valoran tanto estas experiencias como en otros países de Europa”, apunta la fundadora y directora ejecutiva de Sabática, que contó en su proyecto con el respaldo financiero del Instituto Municipal de Promoción Económica de Mataró, su localidad natal.
Los jóvenes son los que más se lanzan a este tipo de experiencias, pero también tenemos clientes mayores de 50 años, que pueden acceder a cursos de inglés a medida”, señala Morera. Según el primer estudio español
sobre tiempo sabático, que acaba de difundir la empresa, el 78% de los que hacen un paréntesis en su trayectoria profesional o en sus estudios (gappers, en jerga de entendidos) tiene entre 18 y 30 años y el 69% del total son mujeres. Los españoles, al contrario que otros europeos, son remisos a coger el mítico año sabático
y optan por temporadas de, como mucho, seis meses.

Experiencias sabáticas a medida